• Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Victoria del SM en Olot

El sábado el equipo senior jugó en la séptima jornada del la DHC Vueling. Después de cuatros derrotas ajustadas seguidas els Voltors buscaban hacer valer las mejoras en su juego, en especial la defensa, con una victoria.

El propósito no empezaba del todo como planeado. Pues el equipo llego con solo 20 minutos de antelación al campo de juego. Con poco tiempo de calentamiento y medio dormidos del largo viaje en autocar, parecía que los lilas tendrían dificultades de inicio.

Nada más lejos de la realidad. En los primeros 20 minutos el conjunto de Tarragona salió enchufado, frustrando al rival con una defensa intensa y ganando metros rápido con seguridad en los rucks resultando en el primer ensayo de la tarde. En el minuto 7, después de varias fases Agus García rompe el placaje del rival creando una oportunidad en apoyo para que el Capitán, Jere marcara bajo palos. 0-7.

Los segundos 20 minutos fueron más difíciles y físicos para ambos equipos. El buen trabajo en defensa no pudo evitar que el Garrotxa recortase distancias, pero Marc Martorell respondió de forma rápida, colocando el 3-10 en el marcador. El juego físico y la férrea defensa de ambos equipos provocó frustración en los jugadores. En la última jugada de la primera parte se desató una tangana que acabo en la expulsión de un jugador del Garrotxa.

Estando un jugador arriba el Tarragona se las prometía felices para empezar la segunda parte. Sin embargo, el Tarragona se vería obligado a efectuar un cambio al lesionarse Agus tras un golpe en la cabeza en la misma tangana. En la segunda parte los puntos empezaron a caer de la parte del CRT con un golpe de castigo en el 44 y una marca apoyada por Alejo Misol en el 54. Además, el Garrotxa vería como se quedaban con 13 jugadores al ver otro jugador la roja tras agresión. El resultado era 3-18.

El partido estaba tenso y esto lo acusó el CRT en el último cuarto. Además de un gran esfuerzo del equipo local el CRT vio dos tarjetas amarillas causando un intento de remontada del rival que empezaba a creer. Errores no forzados daban golpes de castigo que la fiable bota del kicker rival aprovecharía en dos ocasiones para poner el 9-18.

Con ocho minutos por jugar el Tarragona no solo aguantó, sino que acabó el partido en la línea de marca contraria, pero sin recompensa final al hacer un avant en la última jugada.

Al final, el "birras al bar" se cantó en Garrotxa después de 4 jornadas de silencio. Fue un partido luchado y completo contra un equipo pesado y superior en la melee. Lo más importante fue que se usaron con éxito los conceptos entrenados en 2 semanas de preparación. Y por descontado, a pesar de la tangana, en el tercer tiempo ya nadie se acordaba de la pelea, especialmente Agus.

Jan Bogaarts