• Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

Buen juego con un pero (SM)

La segunda jornada de la Divisió d’Honor Catalana Vueling enfrentó el sábado por la tarde al Club Rugby Tarragona y al Sant Cugat B en el Complex Educatiu, la antigua Universitat Laboral en un día magnífico para el rugby, a pesar del viento inicial.
El partido era importante para los dos equipos, ya que els Voltors venían de perder en la primera jornada contra los Quebrantahuesos de Barbastro, y el Sant Cugat tampoco consiguió derrotar en su visita a domicilio al Banyoles-Garrotxa.
Los de Jason Randall salieron concentrados y con ganas de marcar el ritmo del partido desde el pitido inicial, con una delantera agresiva y dominante que se imponía a la visitante para que la línea abriera el campo y jugar a la mano con el viento en contra. Òscar Puyo, letal con espacio y metros para correr, se coló como una cuchilla en la línea de tres cuartos contraria en el minuto 8 y sirvió en bandeja el primer ensayo para Eloi Boix, transformado por Marc Martorell.
El Tarragona vio clara que su juego era ése, desordenar con sus delanteros al rival y aprovechar los espacios para que la línea rematara el trabajo. De esta manera, apenas tres minutos después, Andy García anotaba un nuevo ensayo también transformado, y Jere Capiglioni se hacía el amo por su banda y marcaba dos nuevos tries para que su equipo fuera al descanso con un cómodo 24-0.
La segunda parte prometía, con el viento a favor y el camino abierto para seguir sumando puntos, pero a pesar de que Òscar Puyo anotara sus dos marcas habituales por su extremo, fue la lesión de Abdelah después de un tremendo placaje encajado la nota negativa de la segunda parte. Eso, sumado a una tarjeta amarilla para Alejo Misol, ya que el Sant Cugat mejoró notablemente su defensa, hizo que los de Tarragona dejaran el marcador en un valioso 36-0.
La semana que viene el Tarragona se enfrenta al CEU, octavo en la clasificación pero un equipo serio aspirante a la corona de la división.