• Aquesta adreça de correu-e està protegida dels robots de spam.Necessites Javascript habilitat per veure-la.

No dar el brazo a torcer (S18)

Nuevamente comenzamos el día del partido con bajas y nos presentamos con 15 ante el gallito del grupo, Sant Cugat B, como diciendo aquí no hay mucho que rascar, tras la última visita donde nos zurraron bien.

Y sí, así parece, y en el minuto 2, ya estábamos con una marca en contra realizada por su jugador n° 3 que fue un martirio todo el partido. Caras largas y manos abajo como diciendo ¡no puede ser! Reanudamos el juego algo nerviosos y con una gran presión del SantCu, en el minuto 9, marca y ensayo, ya son 12 abajo. Pero lo que parecía iba a ser un trámite, a los 14 minutos, tras una serie de buenas acciones en defensa, comenzamos a presionar en su 22, realizamos varias fases de delantera y después de concentrar su defensa y una buena combinación de nuestros 3/4 conseguimos superioridad y le llega a Axel el balón para conseguir nuestra primera marca. Esto espoleo a los chicos, que empezaron a creer en sí mismos, pero hizo lo mismo a SantCu que aprovechando un golpe de castigo a favor en su 22 salen jugando a la mano y nos hacer el tercer try, nuevamente su pilier n° 3 y transformación en el minuto 18.

Pero este Terranova es un equipo nuevo y no es el de la primera fase, tímido y frágil. Se han hecho fuertes mentalmente y tiene un corazón muy grande. Y desde el minuto 20 hasta la media parte no paró de luchar, trabajar y presionar y así en el 25, Ferran y en el 30, Moisès, hacen marcas y con una transformación de Martí llegamos al final de la primera parte a 2 puntos y con la impresión de que este partido podía ser nuestro.

Y la segunda comienza como acabó la primera, con rabia, ambición y muchas ganas. Les metemos en su campo y les presionamos, atacando constantemente, pero de forma infructuosa no conseguimos premio. Un par de acciones de pie de ellos les hacen ganar metros, nos atacan y en el 47 nos hacen un nuevo try, su número 3 de nuevo, que hace su tercera marca en el partido, y confirma que algunos de nuestros chicos tendrán pesadillas con él unos cuantos días. Esto espolea a los vallesanos que siguen atacando de forma constante con un equipo muy bien conjuntado en ataque y con unos conceptos de juego muy claros, saben dónde hacernos daño. Los nuestros se defienden con uñas y dientes y esa intensidad obligó varias veces los servicios médicos a entrar a atender a nuestros chicos, lo cual hizo que tanto Marta, nuestra fisioterapeuta, como un servidor fuéramos después de algún jugador, los que más metros hicimos atravesando el campo de esquina a esquina, pero afortunadamente, todos se reintegraron sin problemas al juego. En estas llegó otro ensayo de SantCu y transformación en el 56 que ponía el marcador en 31- 17. Nuestras caras en el banquillo eran un poema y pensábamos que hasta aquí hemos llegado. Animamos a los chicos, pero SantCu viéndose superior sigue presionando y nuestros chicos salvan un nuevo ensayo y de repente se reactivan, comienzan a animarse y a gritarse consignas de fuerza, coraje y rabia y salen con cara de ¡No vamos a dar nuestro brazo a torcer! 

Les volvemos a meter en su campo y en el 63, Jan tras varias fases de delantera, marca y Martí transforma. 31-24. SantCu se le ve con caras largas y saca de centro y aunque intenta presionar, al poco llegamos a su 22 y Dídac planta el balón en su zona de marca, pero el árbitro observa un retenido y a pesar de la rabia de los chicos, estos sacan la melé la ganan y presionan hasta que en el 68 le llega a Aleix, nuestro pequeñín y alargando sus más de 3 metros de envergadura salta para plantar entre 3 defensores el balón. Está muy esquinado, estamos a 2 y aquí llega Martí, planta el balón, se concentra tanto que no me oye decirle que si transforma le pago un menú en el KFC (o eso creía) y mete un puntapié que vuela alto y se mete entre palos empatando el partido. Martí sonríe, mira al banquillo con calma y me dice, ¿dónde me pagas ese menú?, con un guiño de ojo y una sonrisa de oreja a oreja... Pero falta un minuto y sacan casi sin tiempo para una jugada y mientras vuela la pelota saltan los nuestros, la defienden y salen como centellas, llegando a su 22, la perdemos y presionamos. Hacen avant y tras varios rucks el balón se nos escapa de las manos cuando estábamos a escasos metros de marca y finaliza el partido. Los chavales saltando de alegría y de emoción, felicitaciones del cuerpo técnico de Sant Cugat por un bonito partido que fue luchado de tú a tú, felicitaciones del árbitro y para el árbitro y un regusto amargo y dulce de empate que sabe a victoria y que se quedó en empate por poco.

Los entrenadores orgullosos y con sonrisas y abrazos nos hacemos todos fotos, nos curamos las heridas, nos animamos y nos vamos al 3° tiempo donde aprovechamos para ver al primer equipo del senior del Sant Cugat jugar contra Les Abelles y mientras, comentamos el partido, nos miramos orgullosos y con ánimos para seguir avanzando.

Hemos remontado el partido 2 veces con 15 jugadores ¡solo! y con una excelente actitud y mejorando a pasos agigantados.

 

¡¡¡Hoy hemos empezado a creer en nosotros!!!
 
Eugenio Guijarro